Tras las huellas del lobo ibérico en la sierra de Grazalema

La Sociedad Gaditana de Historia Natural, el Ayuntamiento de Grazalema y el Parque Natural impulsan la puesta en valor de las singulares 'perchas lobo', antiguas trampas

0
563

Fue en 1912 cuando fue cazado el último lobo (canis lupus) en la provincia de Cádiz. Concretamente en los Montes Propios de Jerez. Un hecho que supuso un paso más en favor de la desgraciada extinsión de una especie que, poco a poco, fue retrocediendo en Cádiz y en el resto de provincias andaluzas para, finalmente, quedar ‘atrincherada’ en Sierra Morena.

Una presencia que parece perderse en las noche de los tiempos, pero de la que aún existe una huella viva en nuestros montes y, más en concreto, en esa sierra que debió ser lugar de privilegio para el canis lupus, la accidentada, rica y espectacular Sierra de Grazalema.

Hablamos de las llamadas ‘perchas lobo‘, trampas de cuya existencia dio cuenta la Sociedad Gaditana de Historia Natural (SGHN) en junio del año pasado, catalogándola como “la única trampa para lobos que, de momento, se conoce en las sierras de la baja Andalucía”.

“No existe algo similar en el resto del patrimonio lobero peninsular, la mayoría ubicado en las sierras galaicas y cordillera cantábrica. Solo algunas trampas loberas de Kazajistán podrían asemejarse, pero sin ninguna posibilidad de nexo por la distancia entre ambas regiones. Por todo ello”, destacó, “se puede adelantar que se trata de una trampa de tradición y construcción muy local como respuesta de los pastores de la sierra ante el acecho del lobo ibérico. Incluso su denominación es muy específica y precisa por parte de los pastores que la construyeron: percha de lobo”.

Un descubrimiento al que se unió el de otra ‘percha lobo’ y que ahora la SGHN quiere poner en valor. Para ello, en una reunión auspiciada por la directora del Parque Natural, María Peña Mora, el alcalde de Grazalema acogió muy bien la idea de restaurar y poner en valor este patrimonio etno-zoológico que hasta hace poco estaba perdido en dos bellos parajes de la sierra.

Para el alcalde y la directora, la restauración, señalización y protección de este patrimonio, único en Europa, sería un nuevo aliciente a sumar a los muchos atractivos naturales y patrimoniales del Parque (la botánica, la ornitología, la arqueología, el paisaje,…).

De este modo, las partes han acordado preparar el proyecto, siendo la SGHN responsable de redactar el fundamento técnico e histórico de estas singulares trampas de piedra para lobos, las más meridionales de Europa.

Cabe destacar que la Sociedad Gaditana de Historia Natural, recientemente galardonada con el Premio Andalucía de Medio Ambiente en la categoría de ‘Compromiso y educación ambiental’, presentó en marzo de 2015 el Manifiesto de Jerez sobre el lobo ibérico en Andalucía, documento impulsado para sentar las bases para una inmediata recuperación del lobo en la Sierra Morena andaluza, donde la especie está a punto de extinguirse.

Apuntar que el consejero de Medio Ambiente, José Fiscal, anunció la puesta en marcha de un plan de recuperación del lobo ibérico en Andalucía. La iniciativa (que se prolongará hasta 2020) se sustenta en un proyecto Life presentado a la Unión Europea, con un presupuesto que ronda los do millones de euros.

No hay comentarios

Dejar una respuesta