Hay que salir del armario

Editorial

0
444
Juan Manuel Reina
Juan Manuel Reina

En estos días, en los que parece obligada la superación de ciertas conductas más propias de tiempos ya remotos, casi neanderthales, la actualidad nos ha vuelto a golpear con toda su crudeza a través de un suceso dramático. Un episodio que ha tenido como fatal resultado el asesinato de 49 personas y cuyo leivmotiv ha sido la intolerancia a la diversidad sexual.

Fruto de una macabra casualidad o no, lo cierto es que este suceso ha coincidido con la celebración de la tercera edición del Orgullo Serrano, un evento que, si cabe, ha cobrado una mayor dimensión. Y es que más allá de la enorme carga de diversión que envuelve y se asocia a este tipo de celebraciones de los colectivos de LGTBIQ, ha quedado tristemente demostrado que estos eventos continúan siendo una herramienta muy necesaria en favor de la salud mental de una sociedad que no acaba de madurar para según qué cosas.

Baste decir que la provincia de Cádiz es la que más denuncias por homofobia

(aversión contra hombres o mujeres homosexuales, bisexuales o transexuales) registra de Andalucía para ser conscientes de la dimensión real del problema y darnos cuentas de que aún queda un largo camino por recorrer.

Una aventura en favor de la concienciación, la visualización y la diversidad sexual en la que las administraciones, como en todos los grandes temas relativos a las libertades, la igualdad y los derechos humanos, tienen mucho que decir. Afortunadamente, esta realidad parece haber calado ya en algunas poblaciones de la Sierra de Cádiz y de La Janda, cuyos ayuntamientos han decidido en los últimos tiempos ‘salir del armario’ para ponerse al lado de quienes también son ciudadanos de primera. Un esfuerzo, el de las administraciones, que necesariamente debe venir acompañado del de la ciudadanía.

Más aún en unos tiempos de crisis en los que las ideas y actitudes, nada saludables, de ciertos movimientos extremistas parecen estar encontrando cierto acomodo.

No hay comentarios

Dejar una respuesta