Música y cultura en favor de la tolerancia y la hermandad

FESTIVAL DE LA ALEGRÍA

0
257

Cuenta la leyenda que, allá por el siglo XV, una historia de amor unió a una vejeriega, Catalina Fernández, y a un jefe de origen islámico, Alí Ben Rachid.

Un amor que la obligó a abandonar su tierra a causa de la reconquista y que, a través de los siglos, trenzó lazos de hermandad entre Vejer de la Frontera y Chefchaouen, localidad que su esposo, para evitar la tristeza de su mujer, hizo construir a imagen y semejanza de Vejer.

Lazos que, casi 500 años más tarde, se consolidaron con el hermanamiento entre ambas localidades.

Un hermanamiento que ha dado paso a multitud de espacios, tan necesitados, para el encuentro y la cultura y que este año, una vez más, ha tenido su reflejo en el Festival de La Alegría.

Una cita cultural en la que se dieron cita artistas de las dos orillas.

Este es el caso de Estrella Morente, Carmen Paris, Chambao, y María José Santiago, el guitarrista Nono García y Tito Alcedo por este lado de la orilla, y Samira Kadiri, Ramy Ayach, Hamid Ajbar, Dry Martina y Nabyla Maan.

Tal y como señaló el propio alcalde de Chefchaouen, Mohammed Sefiani, “en estos tiempos tan complicados, es necesario eventos como el Festival de La Alegría que nos hacen ver las cosas de otra forma diferente”.

Cabe recordar que, en clave de colaboración entre las dos orillas del Estrecho, la presidenta de Diputación, Irene García, recibió fechas atrás a una delegación de Larache (localidad que ya ha acordado su hermanamiento con Barbate) liderada por el presidente del Consejo Provincial de la citada población marroquí, Mustapha Chentouf, reconociendo ambos representantes públicos la oportunidad de establecer nuevos programas de cooperación.

No hay comentarios

Dejar una respuesta