Iglesia de San Pedro, joya del gótico tardío

Referente de la rica arquitectura religiosa de Arcos de la Frontera, en su interior atesora el retablo mayor más antiguo de la provincia de Cádiz

0
488

Declarado Conjunto Monumental Histórico-Artístico, Arcos de la Frontera, puerta principal a la Sierra de Cádiz (Ruta de los Pueblos Blancos), atesora multitud de joyas monumentales en su espectacular casco antiguo, huellas de una intensa historia en la que está muy presente la rica cultura musulmana.

Palacios, casas señoriales, capillas, templos e, incluso, un castillo, el de los Duques (siglo XV), impregnan y conforman el perfil de un pueblo siempre presente en las listas de los más bellos y espectaculares de la geografía nacional.

Un balcón privilegiado a la comarca de la sierra, en cuyas calles, estrechas y empinadas, descubrimos la presencia de templos majestuosos como la Iglesia de San Pedro, de estilo gótico tardío-barroco.

GS16-2Construida entre los siglos XVI y XVII, este emblemático templo localizado en la parte alta de la peña arcense, tiene entre sus peculiaridades la de atesorar en su interior el que está considerado como el retablo mayor más antiguo de la provincia.

 

Ejecutado en madera dorada, esta espectacular pieza gótica se compone de dos cuerpos de altura y siete calles a las que se unen dos a las laterales, con imágenes centrales cuya autoría se atribuye a Antón Vázquez.

Obras de gran belleza y valor a las que se suman las de los pintores Hernando de Esturmio, Pedro Fernández de Guadalupe y Antón Sánchez de Guadalupe.

Las escenas de la vida de Jesús, San Pedro y San Pablo son protagonistas en el tabernáculo central

de un retablo que, además, cuenta con un importante número de esculturas y relieves, la mayor parte contemporáneas a la construcción del retablo, que hacen de él una pieza de gran valor histórico-artístico.

De planta rectangular, esta iglesia de una sola nave y con tres portadas cuenta con seis capillas laterales.

GS16-3

Las primeras, a ambos lados de la nave, se culminan en la primera mitad del siglo XVII, mientras que la del lado del evangelio, llamada Del Perdón, la funda en 1502 la familia Ayllón en recuerdo de la batalla del cercano Guadalete de 1483.

En esta capilla se aprecia la existencia de las banderas en recuerdo de la victoria del alcaide de la ciudad de Arcos Juan Ayllón sobre los musulmanes. Un retablo del siglo XVIII se encarga de presidirla, mientras que en el lateral, sobre otro plateresco del XVI, se puede disfrutar de un notable altorrelieve de la Santa Cena.

 

Asimismo, destaca a los pies de la nave de la Epístola la capilla llamada del Sagrario, de construcción barroca de los siglos XVII y XVIII, con retablos de gran calidad e imágenes del círculo artístico de Pedro Duque Cornejo.

GS16-5

También en el interior de la iglesia y como pieza clave y destacada de la misma, cabe destacar su coro barroco del siglo XVIII.

Por lo que a su exterior se refiere, la iglesia de San Pedro sobresale por su torre-fachada de planta cuadrada.

Portada, balcón y campanario conforman sus tres cuerpos de altura, culminados por un reloj y una singular espadaña.

GS16-4De estética barroca, se ejecuta con posterioridad al resto del edificio, atribuyéndose el inicio de la misma (1728) a Manuel Gómez, maestro mayor de Jerez de la Frontera según las trazas del arquitecto Diego Antonio Díaz. No obstante, tras el Terremoto de Lisboa (1755) se acometen nuevas obras, levantándose el cuerpo de campanas bajo la dirección del arquitecto sevillano Pedro de Silva, a partir de 1759.

Una doble columna y doble hornacina en los intercolumnios, superpuestos y con imágenes, conjunto sobre el que corre un fuerte entablamento en cuyo centro se sitúa una imagen del titular, San Pedro, sobre ménsula, en hueco adintelado, flanquea su puerta de acceso.

En definitiva, la iglesia de San Pedro es uno de los elementos monumentales destacados de una población en la que, además, merecen ser visitados el Castillo de los Duques (s. XV), la Puerta de Matrera (ss. XI-XIV) y los restos del recinto amurallado o la Basílica de Santa María.

No hay comentarios

Dejar una respuesta