Olvera es uno de esos destinos de la Sierra de Cádiz que, en modo alguno, deja indiferentes a quienes lo visitan. Poseedora de la catalogación de Conjunto Histórico Artístico (1983), tiene en su Castillo Árabe uno de sus grandes referentes culturales, arquitectónicos e históricos. Sin lugar a dudas, entre los más destacados que se localizan en las distintas poblaciones de la comarca.

GS22-3

Parte de lo que en su día fue el sistema defensivo del reino nazarí de Granada, el Castillo Árabe fue declarado de Bien de Interés Cultural en 1985 y se asienta sobre una roca en la parte más alta de Olvera, proporcionando unas vistas privilegiadas tanto de la localidad (resulta espectacular observar la monumental Iglesia Arciprestal de Nuestra Señora de la Encarnación) como de la propia comarca de la Sierra de Cádiz.

GS16

Amoldado a la peña en la que se ubica, esta fortaleza, a 623 metros sobre el nivel del mar y en torno a la que se trazan los orígenes de Olvera, cuenta con una planta de carácter irregular, disponiendo de una sola puerta de acceso defendida por una acitara merlonada con saetera de cruz y orbe.

El castillo fue incorporado a la ‘Corona’ en 1327 por Alfonso XI , que  empleó los más modernos ingenios para su conquista

En un buen estado de conservación, el Castillo Árabe, que a lo largo de su historia sufrió alguna que otra remodelación tras su toma por parte de las tropas castellanas (se aprecian destacados rasgos cristianos), cuenta con Torre del Homenaje, que se localiza en la zona sur de la fortaleza, y dispone de dos plantas de forma rectangular, además de dos torreones. Elementos a los que añade un recinto subterráneo y lienzo de muralla con paso de ronda.

Asimismo, el Castillo, que fue incorporado a la Corona cristiana por el rey Alfonso XI en 1327 y en el que tuvo que emplearse las más modernas máquinas e ingenios para su conquista, conserva parte de la muralla que rodeaba el Barrio de La Villa, el primero de los asentamientos del municipio olvereño.

GS22-4

Por otra parte, en el patio de armas destacan dos aljibes, de los que uno era de uso común y otro, con una mayor capacidad de abastecimiento, se encuentra anexo a la Torre del Homenaje. Obviamente, la capacidad de almacenaje de agua era de gran relevancia para este tipo de fortalezas.

En definitiva, el Castillo Árabe de Olvera es una de esas numerosas maravillas que encierran las distintas poblaciones de la Sierra de Cádiz y que, además de ser una de esas piezas claves para entender la historia de la localidad y de la propia comarca, constituye en sí un verdadero regalo para los sentidos.

No hay comentarios

Dejar una respuesta